HACIA EL PADRE [2]
DIOS JUSTO Y MISERICORDIOSO

DIOS JUSTO Y MISERICORDIOSO

[Tomado de Mons. Juan Straubinger «La Espiritualidad Bíblica»]

I

No nos conviene, ciertamente, que Dios sea justo, en el sentido humano de la palabra. El litigante desea un justo juez cuando su causa es buena. Pero cuando la causa es mala, cuando no tiene razón, ¿acaso le conviene un juez justo?

Ahora bien, ¿qué tal es la causa nuestra delante de Dios? Él mismo nos lo enseña por si acaso nuestra ceguera no lo viese: “Ningún viviente puede aparecer justo en tu presencia”, dice el Profeta David (Sal. 142, 2); y en otra parte: “Si examinaras, Señor, nuestras iniquidades, ¿quién podría subsistir? (Sal. 129, 5). “Si dijéramos que no tenemos pecado, nosotros mismos nos engañamos, y no hay verdad en nosotros” (1 Juan 1, 8).

¿Qué haríamos, pues, con un juez justo?

Jesús, que es y será nuestro Juez porque el Padre así lo quiso, ha definido su justicia en estos términos: “El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que había perecido” (Luc. 19, 10). “Que no envió Dios su Hijo al mundo para juzgar al mundo sino para que por su medio el mundo se salve” (Juan 3, 17).

¿En qué consiste, pues, la justicia de Dios? ¿Acaso será que el Padre sea más severo que su Hijo en materia de justicia? Parece que debiéramos dudarlo cuando vemos que San Pablo lo llama «Padre de las misericordias y Dios de toda consolación» (2 Cor. 1, 3) y que desde el Antiguo Testamento nos dice el mismo Padre: «¿Acaso quiero Yo la muerte del impío, y no antes bien que se convierta de su mal proceder y viva?” (Ez. 18, 22).

Pero donde se ve hasta qué punto llega la justicia de Dios, es en las palabras de su Hijo que nos hace aquella inaudita revelación: «Tanto amó Dios al mundo que no reparó en dar a su Hijo Unigénito…» (Juan 3, 16).

¿Es esto justicia, condenar al inocente para salvar al culpable?

II

Se dirá: Bueno, eso lo hizo Dios una vez. Pero ahora será sin duda más severo. Veamos lo que dice San Pablo: «Lo que hace brillar más la caridad de Dios hacia nosotros es que cuando éramos aún pecadores, Jesucristo, al tiempo señalado, murió por nosotros; con mayor razón, pues, ahora que estamos justificados por su Sangre, nos salvaremos por Él de la ira» (Rom. 5, 8). «El que ni a su propio Hijo perdonó, sino que le entregó por todos nosotros, ¿cómo después de habernos dado a Él, dejará de darnos cualquier otra cosa?» (Rom. 8, 32).

Quiere decir, pues, que ahora el Padre es aún “menos justo» que antes. Entonces ya nos llamaba a su mercado diciendo: “Venid y comprad sin dinero” (Is. 55, 1). ¿Qué “justicia” puede haber donde se vende sin dinero? Ahora Él mismo se ha obligado más aún a no negarnos nada, pues que nos ha provisto de una moneda de valor infinito: la Sangre del Hijo amado en quien tiene todas sus complacencias. Con esa moneda no hay cosa que se nos pueda negar, y Jesús lo ha dicho terminantemente: “Todo lo que pidiereis al Padre en mi Nombre os lo dará» (Juan 16, 24).

¿De dónde puede sacarse entonces la prueba de que Dios es justo? Así lo supone sin duda la metafísica, pero la Revelación nos dice que los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos, sino que distan tanto de ellos como el cielo de la tierra (Is. 55, 9). «Si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre del Cielo dará el buen espíritu a los que se lo pidan?” (Luc. 11, 15). ¿Acaso no es El “bueno con los desagradecidos y malos»? (Luc. 6, 35).

Dios no juzga a nadie (Juan 5, 22) en esta vida, ni odia a sus creaturas, porque es Padre y ama con un amor de infinita misericordia. No podemos poner en duda su justicia o santidad, pero ésta ya está satisfecha de un modo superabundante con los méritos de Jesucristo. Por lo tanto, Dios no necesita tratarnos según nuestro humano concepto de justicia, antes bien, puede dar rienda suelta a su misericordia incontenible que rebosa de su corazón de Padre. Lo vemos obrar así en todas las relaciones con nosotros. Cuando uno peca, dice San Ambrosio, Dios lo mira como una flaqueza propia de lo que somos; mas cuando se arrepiente, Dios se lo cuenta además como una buena obra.

III

Pero entonces, si Dios es así. ¿Para quién es el Infierno? Simplemente para el que quiere ir a él. Para el que no quiere aceptar que Dios le dé ese buen espíritu que ofrece a todos gratis y que no es sino el Espíritu Santo (Rom. 5, 5), el Espíritu de Jesús (Gál.6, 6). ¿Y quién puede haber tan insensato que se resista a admitir el don gratuito de la misericordia que viene del amor? Precisamente el que no cree en verdad de ese amor.

¿Cómo puede aceptarlo si cree en él?

Ese es el que piensa que Dios es exclusivamente justo y que no puede pedírsele nada más que justicia, y que sería incorrecto acogerse a su misericordia. (Véase la condenación de esta doctrina en Denzinger 1256.) Es, en una palabra, el soberbio, que no quiere dejarse amar, porque le parece que no lo necesita. Y a ese soberbio, Dios lo castiga entonces, no ya por sus pecados, pues que está siempre dispuesto a perdonar, sino por su dureza que no ha querido creer en el amor y aceptar el perdón. Tal es el caso de Paulo, el personaje de Tirso de Molina en su célebre drama “El condenado por desconfiado”.

Entonces sí que aparece el Dios justo, terrible y lleno de ira. ¿Por qué? Por venganza espantosa del amor despreciado. Desde Moisés sabemos que Dios es un fuego devorador y celoso (Deut. 4, 24). El Cantar de los Cantares nos da luego todo su retrato: “El amor es fuerte como la muerte, y los celos son duros como el infierno” (Can. 8, 6).

El amor del Padre y del Hijo no se detuvo ni ante la perspectiva del Calvario, porque es fuerte como la muerte. Y esto fué para comprarnos el Espíritu Santo, ese “buen espíritu” que hemos visto que Dios da gratis, ese espíritu de hijo, que el Padre nos regala para que nos santifique con sus dones, por los méritos de Cristo.

Pero ¡ay del que rechaza ese Espíritu de amor, porque entonces los celos son duros como el infierno! ¡Ay del que rechaza el espíritu de príncipe (Sal. 50, 14) que el Rey divino ofrece en un alarde de amor y generosidad infinita! No será entonces la Justicia de Dios la que juzgará sus obras. Será el amor ofendido quien juzgará su desamor. ¿Acaso no es el primero de los diez mandamientos el que nos manda devolver a Dios amor por amor? Por eso se pedirá mucha cuenta al que mucho se le dió. Pero no por pura justicia, pues el Apóstol Santiago nos enseña que Dios no está sometido a más ley que a su beneplácito (Sant. 4, 12). Será por “celos”, según dice el mismo Apóstol: “¿Pensáis acaso que sin motivo dice la Escritura: El Espíritu de Dios que habita en vosotros os ama y codicia con celos?” (Sant. 4, 5). Esto lo hallamos muchas veces en Jeremías y en Ezequiel.

IV

No es, pues, Dios un juez que condena, sino un Padre que está siempre deseando perdonar. El soberbio que rechaza el perdón, es quien se abre él mismo las puertas del Infierno. Si hasta Judas Iscariote habría quedado en un instante, con sólo quererlo, perdonado gratuitamente, y esto por los méritos del mismo Cristo a quien entregó, ¿cómo puede hablarse de justicia? ¡Infeliz!, dice San Martín de Tours hablando a Satanás: Si tú fueras capaz de pedir misericordia, también la tendrías.

Por lo demás, ¿es posible que Dios no use Él mismo la conducta que nos mandó tener a nosotros? Si nos mandó no resistir al mal, y entregar también la túnica al que nos toma el manto, y perdonar siempre hasta cuatrocientas noventa veces por día, y amar al enemigo y devolverle el bien por el mal, ¿cómo es posible que Dios nos mire con aquella justicia que solemos atribuir a los hombres?

Cuando Jesús nos dio esa regla de caridad total y misericordia sin límites, ¿a quién puso por modelo de ella, sino a su Padre Celestial? Sed perfectos —misericordiosos— como vuestro Padre Celestial es perfecto — misericordioso— que hace salir el sol sobre buenos y malos y llover sobre justos y pecadores (Luc. 6, 36; Mat. 5, 44 s.).

Si el Padre da este ejemplo; si el Hijo, que es su imagen perfecta, muere implorando perdón por sus verdugos y dejándoles su Madre por herencia, ¿cómo puede un cristiano calumniar a Dios creyéndolo justo a la mezquina manera humana? ¿Fué en vano, entonces, que Cristo enseñó las parábolas del Hijo Pródigo y de la Oveja Perdida? ¿A quién se refieren esas parábolas? ¿No es acaso a la misericordia sin límites con que siempre nos mira el amor de Dios?

Las revelaciones estupendas que nos brinda así cada página de la Sagrada Escritura destruyen, como se ve, ese falso concepto de un Dios justo a lo humano que el hombre se ha formado según su lógica jurídica, como si no existiera el misterio de la Redención.

V

Después de esto, ¿habrá aún quien se preocupe de defender la justicia de Dios en el sentido de que Él nunca da menos de lo que debe? ¡Inútil defensa!

Santo Tomás explica que Dios no obra nunca contra la justicia, pero si praeter justitiam, más allá de la justicia, en cuanto da mucho más de lo merecido. Y el mismo dice que Dios es misericordioso porque es justo. En efecto, la Iglesia ha condenado contra Bayo la proposición de que Dios no premia sino según nuestros méritos (Denz. 1014). Cfr. Marc.4, 24.

¿Cómo explicar entonces ese empeño nuestro en tenerle miedo en vez de confianza? ¿Cómo no repetimos todos con David: “De vultu tuo judicium meum prodeat: quiero que sea tu rostro el que me juzgue»?

La explicación es clara, aunque asombrosa: Nuestra soberbia prefiere contar consigo misma y no con la limosna de Dios. Nuestra falta de fe, nuestra fe deformada, empequeñece a Dios y lo juzga con criterio humano, atribuyéndole sentimientos como los nuestros, en vez de «sentir bien del Señor», según enseña desde su primer verso el Libro de la Sabiduría.

La verdad es que no queremos confiar a Dios un negocio tan importante como el de la salvación. ¡No sea que Él nos juegue una mala partida! No nos bastan las pruebas que Dios ha dado de su amor lleno de misericordia. Y es para esos tales, que quieren salvarse por propia suficiencia y no por los méritos de Cristo, para quienes dijo Él su terrible palabra: “El que quiere salvar su alma, la perderá”. Para esos duros y tardos de corazón, que tratan de mentiroso a Dios, porque no creen en la declaración de amor que Él nos formula y sella con la Sangre de su Hijo, para esos sí será el infierno, no por ser Dios justo, — pues estaba deseando perdonarles todas sus culpas— sino por los celos de su amor desdeñado.

Por eso dijo muy bien el Dante que el Infierno es obra del divino Amor (Inferno V, 6).

2 comentarios en «HACIA EL PADRE [2]
DIOS JUSTO Y MISERICORDIOSO
»

  1. Vivir confiados y abandonados a la misericordia de Dios, en el camino del amor (el agapé), solamente desde la oración humilde.
    Me ayuda mucho rezar diariamente esta oración, al comenzar el día:

    «Agranda la puerta, Padre,
    porque no puedo pasar,
    la hiciste para los niños, (los humildes)
    yo he crecido a mi pesar. (soberbia)

    Si no me agrandas la puerta,
    achícame, por piedad (hazme humilde)
    vuélveme a la edad bendita
    en que vivir es soñar (infancia espiritual)
    Miguel de Unamuno.

    El fariseo oraba de pie; el publicano, al fondo, sin levantar los ojos decía…. Cfr. Luc. 18, 10-14

  2. El Salmo 102 exalta la misericordia de Dios sin dar la espalda a su justicia cuando la soberbia nos hace bastarnos a nosotros mismos, menospreciando su misericordia y su amor, dándole la espalda. Entonces entra en vigencia la justicia, pero porque la busca y la quiere el hombre, Su amor por el pecador llegó al colmo cuando el Hijo «se hizo pecado» para redimirnos, cargando sobre Sí, el pecado de la humanidad de todos los siglos. De cada uno.
    Y nos dice Pablo:
    «Si Dios está con nosotros: ¿quién contra nosotros?… ¿Quién será el fiscal de los elegidos de Dios? Dios, el que perdona. … ningún poder puede separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro. Cfr. Rom. 8, 31-39

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *