ESCATOLOGÍA [1]
LOS CINCO MISTERIOS DE SAN PABLO

SAN PABLO – EL GRECO

LOS CINCO MISTERIOS DE SAN PABLO

[Tomado de Mons. Juan Straubinger «La Espiritualidad Bíblica»]

El Padre Sales hace notar que el Apóstol usa la palabra «misterio» a menudo acompañada de la expresión «no quiero que ignoréis», cuando quiere dar una enseñanza de gran importancia. Se destacan así, en la enseñanza e San Pablo, cinco misterios principales, que podemos llamar: 1) Mysterium sapientiae: 2) Mysterium iniquitatis; 3) Mysterium Ecclesiae; 4) Mysterium resurrectionis et vitae; 5) Mysterium salvationis Israel.

Nota del editor: Estos misterios darán lugar a continuación a los temas de las sucesivas entradas 

I

El primero es el que se llama de la Sabiduría de Dios, que se predica «en misterio» (1ª Cor. 2, 7), presentando las cosas espirituales para los hombres espirituales (ibid. 13), de modo que no pueda percibirlas el hombre simplemente razonable o «psíquico» (ibid. 14) en tanto que, a los espirituales, el Espíritu Santo les hace penetrar «aún las profundidades de Dios» (ibid. 10). Por eso no entienden la Sabiduría los sabios según la razón, sino los pequeños. Es el mismo misterio que revela Jesús al decir gozoso a su Padre que lo alaba porque ocultó a aquéllos estas cosas que reveló a los pequeños (Luc. 10, 21).

II

El misterio de iniquidad (2! Tes. 2, 7), que culminará en el Anticristo y su triunfo sobre todos los que no aceptan aquel misterio de la sabiduría, y «ya está operando» desde el principio, en forma de cizaña mezclada con el trigo, a causa del dominio adquirido por Satanás sobre Adán, y mantenido sobre todos sus descendientes que no aprovechan plenamente la redención de Cristo. Es, no sólo el gran misterio de la existencia del pecado y del mal en el mundo, no obstante la omnipotente bondad de Dios, sino principalmente, y en particular, el misterio de la apostasía (2ª Tes. 2, 3) con el triunfo del Anticristo sobre los santos (Apoc. 13, 7), con la mengua de la fe en la tierra (Luc. 18, 8) y, en una palabra, con la aparente victoria del Diablo y aparente derrota del Redentor por la apostasía que nos rodea hasta que Él venga a juzgar el mundo y triunfar gloriosamente en los misterios más adelante señalados para el fin.

III

El misterio de la Iglesia, que el Apóstol llama también misterio del Evangelio, y «misterio grande» (Ef. 5, 32) en cuanto contiene la unión íntima de Cristo con su cuerpo místico y las Bodas del Cordero con su Esposa la Iglesia, anunciadas en el Apocalipsis (Apoc. 19, 6 ss.). Es el misterio por el cual Dios resuelve formarse de entre los gentiles un pueblo para su nombre (Hech. 15, 14) derribando, por la Sangre de Cristo, el muro que los separaba de Israel (Ef. 2, 14), en su propósito de reunir en uno a todos los hijos de Dios (Juan 11, 52) a fin de que, finalmente hubiese, incluso las doce tribus de Israel, un solo rebaño bajo un solo Pastor (Juan 10, 16).

Se llama misterio, porque en vano se habría pretendido descubrirlo en el Antiguo Testamento, ya que sólo a Pablo, «el último de todos los santos», le fué dado «revelar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido en Dios desde todos los siglos» (Ef. 3, 9) y desde todas las generaciones (Col. I, 26) y aún para los ángeles (Ef. 3, 10) desde los tiempos eternos (Rom. 16, 25). Esto, no obstante haber existido «antes de la creación el mundo», en la mente del Padre Celestial que, según el deseo de su benevolencia hacia nosotros, nos había predestinado a ser hijos por obra de Jesucristo (Ef. 1, 4-5), e iguales a Él (Rom. 8, 29) en nuestro cuerpo glorificado (Filip. 3, 20-21).

IV

El misterio de la resurrección y de la vida, según el cual no sólo resucitaremos y seremos transformados, sino que habrá hombres que serán transformados vivos (1ª Cor. 15, 51 ss. texto griego), y que los que vivamos en la segunda venida del Señor «seremos arrebatados al encuentro de Cristo en los aires» (1ª Tes. 4, 16 ss.) junto con los hermanos resucitados. Llama a esto “misterio», porque es la derrota definitiva de la muerte, que entró en el mundo por aquel misterio de iniquidad, y a la cual se le quitará:

  • su victoria ya obtenida, pues los muertos resucitarán;
  • su aguijón, o espada, pues ésta ya no podrá matar a los que serán transformados (1ª 15, 54 ss.). Es lo que Jesús dice Marta: El que cree en Mí, si hubiere muerto vivirá, y todo viviente y creyente en mí, no morirá nunca (Juan 11, 25).

Sobre este gran misterio véase el artículo del P. Latte, S. J., publicado en el núm. 41 de la Revista Bíblica, bajo el título: “La versión Vulgata de 1ª Corintios 15, 51”. 

V

El misterio de la salvación de Israel (Rom. 11, 25 ss.), que es misterio:

  1. porque será obra gratuita de la misericordia, sin mérito alguno de los hombres, y esa misericordia para con los unos hallará motivo en la incredulidad de los otros (Rom. 11, 21 s.), así como la incredulidad de Israel fué motivo para que los gentiles fuesen admitidos (Rom. 11, 30);
  2. es misterio porque con esto terminarán los actuales «tiempos de las naciones» (Luc 21, 24); c) porque se cumplirán las maravillosas promesas de los Profetas acerca de la santidad del reino mesiánico y la sublime glorificación de Jesús (Salmos 2, 4, 44, 71, 109, etc).

Quien medita en estos Misterios, está cerca de Cristo, porque Él es quien los reveló a su discípulo Pablo.

—oOo—

1 comentario en «ESCATOLOGÍA [1]
LOS CINCO MISTERIOS DE SAN PABLO
»

  1. Qué alegría encontrarnos ahora con S Pablo en este valioso curso de Espiritualidad Bíblica que nos ofrece el Blog. Después de contactarnos con el significado de cada Misterio, esperamos disfrutar del desarrollo de cada uno y aprovecharnos contando siempre con la ayuda de la gracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *