EL MISTERIO DEL HIJO [4]
LA GRATITUD DE JESUCRISTO

LA GRATITUD DE JESUS AL PADRE

[Tomado de Mons. Juan Straubinger «La Espiritualidad Bíblica»]

«He aquí, pues, la suprema enseñanza y el supremo ejemplo de Jesús: la gratitud sin límites de un hijo a su Padre, a quien debe todo; gratitud que se empeña eternamente en darle honor y alabanza y gloria, y no puede soportar que nadie se la dispute. Y por eso quiere que todos seamos párvulos, como esos niños muy pequeños que aún no han aprendido lo que es desear la gloria propia».

I

Para entrar a fondo en el misterio de Jesús conviene mirarlo tal como El se presentó al principio: simplemente como un hombre -el Hijo del hombre—, enviado para buscar la gloria del que lo envió, dando a los hombres noticia de que Dios tiene corazón de Padre, es decir de amor y misericordia. Ya nos revelará El, al final, el complemento de ese mismo misterio, haciéndonos saber, por los Apóstoles del N. T., que El mismo con su Redención nos convirtió, de simples creaturas que éramos, en hijos verdaderos de ese Padre, exactamente lo mismo que El. Y esto bastará para que nuestra gratitud le entregue a ese Bienhechor cada latido de nuestro corazón. Pero al principio, antes que la gratitud hemos de buscar la admiración y simpatía, pues el hombre es más capaz de ser ingrato cuando no admira ni ama.

II

Jesús rebosaba de agradecimiento hacia su Padre, que eternamente le da el Ser de Hijo divino. Quería que nosotros también supiésemos las maravillas de ese Padre, para hacerlo amar por nosotros como El lo ama. Desde luego nos hace saber su característica en tal empresa: “Yo no busco mi gloria” (Juan 8, 50). Es decir, sólo me interesa que vosotros conozcáis, para admirarlo y amarlo, a Ese que me envió. Por eso no le importa a Jesús cuando lo insultan o desprecian a Él. Lo único que quiere es que presten atención a sus palabras para que puedan comprender esas revelaciones que viene a hacer sobre su Padre, para que podamos creerlas, pues son demasiado admirables y asombrosas para creer que son ciertas si no las escuchamos como niños que todo lo creen a su padre, sin ponerlo en duda ni pretender juzgarlo.

De ahí que, para mostrar de antemano su veracidad y su derecho a ser creído así, por su sola palabra, Jesús hace toda clase de milagros, muestra el cumplimiento de las profecías en El y en su precursor que lo anuncia, e invoca el testimonio visible del Padre en el Bautismo, en el Tabor y en su propia Resurrección que de antemano anuncia, y el testimonio invisible pero interior del Espíritu Santo, el “lumen cordium”, que nos hará comprender que su doctrina es de Dios si la escuchamos dispuestos a aceptarla sin doblez (Juan 7, 17). Si le creemos, nos hará beber de la fuente de aguas vivas (Juan 4, 10), y nos inundará con los ríos de esa agua que brota del corazón de aquel Hombre maravilloso (Juan 7, 58 s.), que habló como nadie habló jamás según confesaron sus propios perseguidores (Juan 7, 46).

Por eso, habiendo dado así previamente esas pruebas de que Dios estaba con Él, Jesús no se preocupaba ya de buscar “testimonios de hombres” para apoyar sus palabras (Juan 5, 34), como hacían los escribas y fariseos, sino que hablaba como quien tiene autoridad (Mat. 7, 29). Es decir que enseñaba como Maestro por excelencia, esto es, como uno que sabe más que el discípulo y tiene derecho a ser creído por su sola palabra. Poco a poco va mostrando que El es el Maestro único, la Sabiduría encarnada, hasta que dice claramente que después de El no hay que llamar maestro a nadie más, sino que todos somos hermanos y que sus discípulos han de enseñar a todas las naciones, pero no verdades propias, que son tan mezquinas, sino las mismas cosas que El enseñó (Mat. 28, 20).

Pero esas cosas que El enseñó no eran de El sino de su Padre (Juan 12, 49 s.). Jesús quiere anunciar a su Padre como el Bautista lo anunció a Él, es decir, en forma que el heraldo disminuya para que crezca el anunciado (Juan 3, 30). Yo no quiero mi gloria… no busco gloria de hombres… Yo glorifico a mi Padre y vosotros me insultáis (Juan 8, 49).

III

Con este motivo nos enseña Jesús una verdad inapreciable en el orden psicológico y moral, que nos servirá siempre de piedra de toque para descubrir, en nosotros y en los demás, el apostolado verdadero y el falso. Esa verdad profundísima y sencilla a un tiempo, como todas las de Jesús a quien los niños entienden más que los sabios (Luc. 10, 21), esa verdad es la que El aplica ante todo a Sí mismo, diciendo que el hombre veraz y sin injusticia se conoce en que no busca gloria para él, sino para su mandante (Juan 7, 18). Tal fue el sello con que se presentó también como el pastor bueno, señalando como ladrones y salteadores a los pastores de antes, es decir, a los falsos profetas, cuya característica a través de toda la Biblia es la de robarse para sí esa gloria a que sólo el Padre tiene derecho, y profanar su tremenda misión cosechando simpatía personal o ventajas y diciendo, como de parte de Dios, cosas que El no ha dicho (Deut. 18, 20).

En todo esto vamos viendo a Jesús como hombre: en su actitud de apóstol, de enviado, de predicador humildísimo. Era el “Servidor de

Yahvé» (Is. 42, 1 ss.; Mat. 12, 18), que había tomado forma de siervo (Filip. 2, 7) y que estaba entre los hombres “como el sirviente» (Luc. 22, 27). Y así también enseñó a los suyos a que el primero fuese como el más bajo servidor de los demás (Luc. 22, 24 ss.), hasta el extremo de lavarles los pies como El lo había hecho (Juan 13, 13 ss.).

¿Por qué toda esta humildad? Porque era la condición indispensable para que su predicación tuviese el sello de la sinceridad, sin que su propia gloria o provecho o triunfo del amor propio pudiese mezclarse con la pura glorificación del Padre, que El buscaba con tal ardor que le llama “mi alimento» (Juan 4, 31-34).

Notemos que la gloria, exteriormente, consiste en el elogio, el honor, la admiración. Eso es lo que Jesús busca todo entero para el Padre; eso quiere que busquemos todos siguiéndolo a Él. La gloria es el extremo opuesto de la humildad. Y ambas cosas son correlativas. Para poder glorificar al Padre, Jesús recogía para Sí mismo humillaciones y desprecio, y así hemos de hacer nosotros inevitablemente; pues, como tanto lo previno El a sus discípulos, es imposible que el mundo nos acepte y comprenda (Juan 15 ,18 s.), porque el mundo busca su propia gloria y no podrá soportar que se le diga que no tiene derecho a ser glorificado, y que tal derecho es exclusivo de Aquel a quien Jesús predicó.

En cuanto nosotros seamos fieles en buscar gloria sólo para el Padre, recibiremos para nosotros descrédito, burla y persecución como la que sufrió Jesús. El que en vez de esto tuviera triunfos debería temblar, porque Jesús dijo rotundamente: «¡Ay de vosotros cuando os aplaudan!” (Luc. 6, 26). ¡Dichosos cuando os persigan y desprecien por Mí! ¡Saltad de gozo! (Luc. 6, 22). Vemos así, al pasar, que el seguir a Cristo no es algo que nos recomiende, como tal vez suele creerse, al respeto, confianza, elogio y simpatía, como un testimonio de buena conciencia. Es todo lo contrario, porque “no es el servidor más que su Señor» (Juan 15, 20), por lo cual está escrito de los discípulos lo mismo que de Él: «Fué contado entre los criminales» (Is. 53, 12; Marc. 15, 28).

IV

Pero volvamos a la idea que queríamos recalcar como noción de inmenso valor para nuestra vida espiritual: Jesús es ante todo, y así se muestra en el Evangelio, poseído de un agradecimiento sin límites hacia la

Persona de su Padre, primera Persona de la Santísima Trinidad. De una gratitud tan infinita como explicable, porque a esa Persona le deben el Ser desde toda la eternidad tanto el Hijo como el Espíritu Santo, en tanto que ese Padre, de quien todo procede, no debe nada a nadie: El es el dador que a todos da, y más que a nadie al Verbo eterno y a Jesús Hombre, a quien dice igualmente: “Tú eres mi Hijo» (Sal. 2, 7).

Ahora bien, ese Dador, que todo lo da y nada recibe, ¿no merecerá recibir siquiera nuestro reconocimiento, nuestra proclamación de sus dones, nuestra admirada alabanza de su generosidad, nuestra amorosa gratitud por su amor y por la misericordia que viene de ese amor? Pues eso es lo que se llama la gloria del Padre, eso es glorificarlo a Él, eso es no solamente el deber y el destino de todas las creaturas, sino también el sumo anhelo de Cristo, que no es creatura pero es engendrado como Hijo único, es decir, que Él tiene al Eterno Padre una gratitud infinitamente mayor aún que la nuestra.

Esta gratitud, y amor, y deseo de alabanza para el Padre, constituye el fondo mismo del Espíritu de Cristo, que es el Espíritu Santo, o sea la unión de Ambos en la Trinidad. No sólo buscó Jesús esa gloria del Padre durante los años que como Hombre vivió en la tierra, sino que desde toda la eternidad el Verbo del Padre no tuvo ni tiene otro anhelo que amar, agradecer o glorificar a ese Padre inmenso. «Cristo es de Dios», nos dice San Pablo, es decir, del Padre. Ahora, sentado a su diestra como Sacerdote, le ruega sin cesar por nosotros, como lo hacía en las noches de su vida mortal (Hebr. 7, 24 s.). Y «cuando haya entregado su reino a su Dios y Padre» (1ª Cor. 15, 24), ese Verbo Divino, como si hubiese olvidado que El también es Dios, cifrará su felicidad eterna e infinita en estar «sujeto», como dice S. Pablo, a ese Padre que antes le habrá sujetado a El todas las cosas, «para que el Padre sea todo en todo” (1ª Cor. 15, 28).

V

Pero si el Padre le había dado a El ser Dios y a nosotros el ser hombres; si El era Hijo y nosotros sólo creaturas, esa diferencia desapareció gracias al mismo Cristo y al Padre que nos lo envió, porque ahora el Espíritu Santo, a quien también debemos gracias infinitas como Enviado del Padre y del Hijo, nos ofrece el ser tan hijos del Padre como lo es Jesús, es decir, no adoptivos sino verdaderos» (1ª Juan 3, 1; Ef. 1, 5). De Cristo recibimos «la misma gloria que el Padre le dió a El» (Juan 17, 22-24), de modo que El ya no es Hijo único, sino «primogénito entre muchos hermanos» (Rom. 8, 29), y nosotros somos «semejantes a Él” (1ª Juan 3, 2), no sólo en el espíritu, sino también en nuestros cuerpos que, si con El los humillamos (Filip. 3, 10 s.), El hará iguales a su cuerpo glorioso (Filip. 3, 20-21).

Hemos dicho que el Espíritu Santo nos ofrece esta maravilla de la filiación divina (cf. 2ª Pedro 1, 4). Habríamos podido decir «nos da», en vez de «nos ofrece». Pero la distinción es conveniente. Porque esto no se produce sólo de una manera externa como quien trata a un ser inanimado o dormido o muerto. Para recibirlo todo, se nos impone como condición el creer que es verdad.

He aquí, pues, la suprema enseñanza y el supremo ejemplo de Jesús: la gratitud sin límites de un hijo a su Padre, a quien debe todo; gratitud que se empeña eternamente en darle honor y alabanza y gloria, y no puede soportar que nadie se la dispute. Y por eso quiere que todos seamos párvulos, como esos niños muy pequeños que aún no han aprendido lo que es desear la gloria propia.

—oOo—

1 comentario en «EL MISTERIO DEL HIJO [4]
LA GRATITUD DE JESUCRISTO
»

  1. Leyendo una y otra vez el tema, me vino lo que cantamos en el antiquísimo himno del gloria en la liturgia eucarística en el rito romano, desde el siglo II : “Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias” (cinco verbos para expresar este reconocimiento) … ”Dios Padre todopoderoso”. Claro que lo que cantamos en la misa, es como recoger e impulsar lo que dejamos hacer al Señor en nuestra vida cotidiana, supuestamente. También recordé: “nos eligió de antemano, para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo… para alabanza de la gloria de su gracia” Ef. 1,5-6.12. Santa Isabel de la Trinidad, entendió que su vocación específica en el Carmelo, era “ser alabanza de su gloria” y en esta clave vivió los breves años de vida monástica sellados por la enfermedad. Entre lectura y lectura del tema, algo asombrada y sobrecogida me preguntaba tímidamente: ¿cómo vivir nuestra sublime vocación? ¡Dios mío! Y recordé lo que nos dice Pablo que de rodillas ruega al Padre para que nos dé a conocer la soberana grandeza de su poder en favor nuestro, conforme a la que desplegó al resucitar a Cristo de entre los muertos. Cfr. Ef. 1,19. Siempre que leo o recuerdo este versículo, me deja atónita… El amor y la misericordia del Padre nos sobrepasan desde todo punto de vista.
    A la gratitud precede la admiración y el amor: el Verbo engendrado por el Padre, desde toda la eternidad, vive “de cara al Padre” en admiración y amor, vive en la gratitud, glorificándolo. Y porque lo glorifica se ofrece a la obra salvadora, en todo lo que le marque la voluntad del Padre. En su misión como Verbo encarnado, nos enseña cómo glorificar al Padre e incluso se entrega en sacrificio para que los hombres se vuelvan hijos y como tales, puedan a semejanza del Hijo, volverse al Padre y glorificarlo.
    Entonces toda la misión del cristiano es de glorificar al Padre y ésa es la piedra de toque para distinguir el hijo verdadero, del falso hijo. El hijo verdadero, el que vive para la gloria del Padre como vivió Jesús, es el que tiene corazón de niño (infancia espiritual), porque no entiende de derecho a ser reconocido, porque se fía enteramente de su Padre, sin vacilar. Es el que toma su cruz cada día y va detrás de El: “Por donde fueres, tengo que ir, por donde pasares, tengo que pasar” nos enseña Teresa de Ávila. Y nos ayude con su poderosa intercesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *