HACIA EL PADRE [5]
«¡DA GLORIA A DIOS!»

CURACIÓN DEL CIEGO DE NACIMIENTO

“DA GLORIA A DIOS”
(Juan 9, 24)

[Tomado de Mons. Juan Straubinger «La Espiritualidad Bíblica»]

I

He aquí un ejemplo de claro pecado contra el Espíritu Santo, un detalle asombroso de la apostasía de los directores espirituales de todo un pueblo. El Evangelio nos lo presenta con la elocuencia divina de su sobriedad única sin parangón en escrito alguno de los hombres.

Lo leemos en el capítulo noveno de S. Juan, que está dedicado todo entero a la curación del ciego de nacimiento. Tiene más juego de pasiones, más psicología intima, que mil dramas, pero es psicología espiritual, que hay que desentrañar con amor. El que no tiene su corazón puesto en los sucesos de una narración, la escucha fríamente aunque ella se refiera a una acción de guerra con millares de muertos. En esto, el Evangelio está hecho para poner a prueba la profundidad del amor, que se mide por la profundidad de la atención prestada al relato: porque no hay en él una sola gota de sentimentalismo que ayude a nuestra emoción con elementos de elocuencia no espiritual. Por ejemplo, cuando llegan los Evangelistas a la escena de la Crucifixión de Jesús, no solamente no la describen, ni ponderan aquellos detalles inenarrables, que María presenció uno por uno; ni siquiera la presentan, sino que saltan por encima, dejando la referencia marginal indispensable para la afirmación del hecho. Dos de ellas dicen simplemente: Y llegaron al Calvario donde lo crucificaron (Luc. 23, 55; Juan 19, 18). Los otros dicen menos aún: Y habiéndolo crucificado, dividieron sus vestidos (Mat. 27, 35; Marc. 15, 24). ¡Y cuidado con pensar que hubo indiferencia en el narrador! Porque no sólo eran apóstoles o discípulos que dieron todos la vida por Cristo, sino que es el mismo Espíritu Santo quien por ellos habla.

Pues bien, en la curación de este ciego los fariseos han puesto en juego primero, “honradamente”, todo cuanto era posible para persuadirse de que no hay tal milagro. Cuidadosa indagación ante el público, interrogatorio especial a los padres del ciego, y por fin a éste mismo, el cual afirma el hecho con una insistencia tan terminante, que desconcierta la insistencia con que ellos, los fariseos, deseaban poder negarlo. Queda así establecida la clase de rectitud de los fariseos: Ellos no deseaban pecar, ni querían mentir gratuitamente: tenían un solo inocente deseo: que Jesús no fuera el Mesías. Si se les hubiera concedido esto, no se habrían empeñado en hacer daño a Jesús ni al pobre ciego. Pero admitir la posibilidad de que aquel advenedizo carpintero viniese a despojarlos de su situación y a burlarse de su teología formulista: ¡eso, jamás! esto era para ellos su propia gloria, es decir, su interés supremo, el único dogma que no podía admitir ni sombra de prueba en contrario.

II

Vemos aquí el estrago que produce en un alma la pasión que domina. Ellos empezaron por admitirla, y luego concluyeron por justificarla. Entonces esa pasión del odio contra Cristo se convirtió para ellos en una virtud, compatible con sus demás creencias y vida de piedad. Porque no hemos de olvidar que los fariseos eran considerados como “justos” y “santos”. No sólo ayunaban y pagaban el diezmo, como el Fariseo del Templo (Luc. 18, 12), sino que conservaban con mucho celo sus “prácticas religiosas”, como hoy se suele decir, y una gran dignidad exterior. Recuérdese, por ejemplo, cuando rechazaron la devolución de las monedas que habían dado a Judas: sinceramente no habrían querido, por ningún interés mezquino, manchar el Templo con aquel precio de Sangre. Que esa Sangre hubiese sido comprada por ellos mismos, eso era otra cuestión: era cuestión de aquella pasión dominadora, ante la cual todo se acalla.

Igual dignidad mostraron en no querer mancharse entrando al Pretorio del pagano Pilato, a fin de poder comer la Pascua limpiamente. No importaba que estuvieran conspirando contra el Hijo de Dios, pues ese rechazo de Jesús era de necesidad imprescindible, vital.

La suma prueba de esta piedad hipócrita aparece en el momento culminante del proceso de Jesús, cuando Caifás, Sumo Sacerdote, para poder decir que el enemigo ha blasfemado, lo conjura solemnemente por el Dios vivo, a que diga si es el Cristo, el Hijo de Dios (Mat. 26, 33).

¿No tiene esto acaso todos los caracteres de una gran nobleza? Es el ejercicio solemne del Pontificado, y una invocación del Sagrado Nombre de Dios, y es también una abierta, generosa oportunidad para que el Reo, con una simple palabra, pueda salvarse de todo cargo. Bastaba con que Jesús hubiese dicho esta pequeña frase: «No soy el Mesías Rey, ni soy el Hijo de Dios»... Inmediatamente aquellos dignatarios, que en manera alguna se complacían en hacer el mal, lo habrían llenado de atenciones y favores, y aún tal vez le habrían ofrecido, como compensación de la mesianidad perdida, algún cargo entre ellos, con tal de que moderase su lengua y quedase sometido a la debida obediencia.

Como vemos, en todo habría sido fácil entenderse con estos hombres. Había tan sólo un punto, una verdad que ellos no estaban dispuestos a admitir. Desgraciadamente para ellos, esa verdad era LA VERDAD, a pesar de que iba contra todas las honorables tradiciones en que ellos creían sinceramente y con las cuales habían ido sustituyendo hasta hacerlos írritos, los preceptos de Dios. Véase lo que Jesús les dice sobre esto en Mat. 15, 3.9; Marc. 7, 6-13; y sobre su hipocresía en Mat. 23, 1 ss.; Luc. 11, 37 ss. y 12, 1. Compárese también con las apariencias de piedad que, según está anunciado, tendrán los falsos profetas posteriores (2ª Tim. 3, 5; 2ª Cor. 11, 13; Apoc. 13, 11, etc.).

III

En el episodio del ciego, los fariseos llegan, pues, como íbamos viendo, a hallarse imposibilitados para negar «de buena fe», como tanto lo habrían deseado, la detestable realidad del nuevo milagro, que significaba un nuevo prestigio ganado ante las turbas, ya harto favorables a Él, por aquel revolucionario escandaloso, e impío violador del Sábado. Había, pues, llegado, como a Caifás en la ocasión que antes recordamos, el momento de recurrir a la solemnidad del argumento religioso, en uso de la Sagrada investidura. Con o sin milagro, lo mismo daba: era necesario que Jesús quedase desacreditado, y para esto interponen ellos el peso de su omnímoda autoridad; y al mismo ciego, objeto del milagro, le dicen piadosamente: «Da Gloria a Dios: nosotros sabemos que ese hombre es pecador» (Juan 9, 24).

Es la suma audacia en el argumento. Cuando no se puede dar razones, se dice: Lo digo yo y basta. Lo mismo dijeron a Pilato cuando les preguntó qué acusación llevaban contra Jesucristo: «Si no fuera un malhechor no te lo habríamos traído» (Juan 18, 30), como diciendo: ¿Se atrevería alguien a dudar de la altísima santidad e infalible acierto de todos nuestros actos?

¿Cómo pretendes exigirnos pruebas a nosotros los doctores, pontífices y escribas, que somos la flor y nata del pueblo santo?

«Da gloria a Dios: nosotros sabemos que ese hombre (Jesús) es un pecador«. He aquí el sumo pecado contra el Espíritu Santo, más terrible aún quizá que aquel otro que señaló Jesús: pues allí se imputaba a virtud diabólica los milagros del divino Taumaturgo (Marc. 3, 29 s.): y aquí, no solamente se dice que El es un pecador; no sólo se compromete la sagrada autoridad sacerdotal para afirmarlo —»nosotros sabemos que es un pecador»—, se quiere imponer, se quiere contagiar a otra alma, a un alma que rebosaba de gratitud hacia el Señor Misericordioso que lo había favorecido; sino que todo eso, toda esa horrenda mentira y blasfemia y corrupción y sacrilegio, todo eso era para dar gloria a Dios.

IV

La Gloria del Padre consistiendo en el insulto al Hijo, en el rechazo de Su Enviado, he aquí algo que agota todas las posibilidades del ingenio de Satanás.

Sólo de paso observaremos que cuando el ciego curado rechaza valientemente esta imposición, confundiéndolos al fin con aquella ironía exquisita que puede saborearse en el Sagrado Texto, ya no les queda más arma que el insulto, y entonces la soberbia se manifiesta en una de sus explosiones más características: a los argumentos del ciego, contundentes como martillazos, responden ellos con acento de noble altivez y santo horror por el pecado: «Naciste todo entero en el pecado, y nos das lecciones«. A lo cual se añadió la violencia: “Y le echaron fuera» (Juan IX, 34).

Nótese, entre paréntesis, la nueva y doble mentira; porque el nacer en pecado no era propio del ciego sino de todos, como bien lo había dicho David en el Miserere; y en cuanto a la ceguera de aquel hombre, Jesús acababa de decir que no era por pecado suyo ni de sus padres, sino para gloria de Dios.

Vemos así la gloria de Dios opuesta a la gloria de Dios. Según Jesús, esa gloria estaba en que Él hiciese el milagro para demostrar que su Padre era misericordioso. Según aquellos hombres de la Sinagoga y del Templo, la gloria de Dios estaba en declarar que Jesús era pecador.

La tremenda lección que esto encierra no es cosa relegada a aquel pasado. Recordemos que el Anticristo se instalará, según San Pablo, en el Templo de Dios (2 Tes. 2, 4). Y que, según la profecía de Jesús (Juan 16, 2) llegará un día en que, al quitársenos la vida, por ser sus verdaderos discípulos, se estará en la persuasión de hacer con ello obsequio a Dios, o sea de darle gloria, como los fariseos del capítulo 9º de San Juan.

 —oOo—

2 comentarios en «HACIA EL PADRE [5]
«¡DA GLORIA A DIOS!»
»

  1. La pasión es fuerte y ciega. La ceguera llevará al hombre a lo que afirmó S. Pablo: A confundir» el bien con el mal, a Jesucristo con Belial».Como les pasó a los fariseos. El mismo Jesús anunció que matarían a sus discípulos creyendo dar gloria a Dios. Satanás disfrazado de ángel de luz; y más aún, ya que hoy día el cristiano es martirizado por ser tal, en nombre de Dios. Y esto, los de fuera.
    «Recordemos que el Anticristo se instalará, según San Pablo, en el Templo de Dios (2 Tes. 2, 4). Y que, según la profecía de Jesús (Juan 16, 2) llegará un día en que, al quitársenos la vida, por ser sus verdaderos discípulos, se estará en la persuasión de hacer con ello obsequio a Dios, o sea de darle gloria, como los fariseos del capítulo 9º de San Juan».
    Aquí la vida se puede quitar de muchas maneras: la vida de fe, la expresión de la fe, a partir de la tergiversación de la doctrina. Tiempos difíciles, que nos conceda el Señor sobrellevarlos con fortaleza y gran confianza en el «pionero de nuestra fe,» en Jesús, abogado ante el Padre.

  2. I- Los varios grupos piadosos contemporáneos a Jesús, tenían un objetivo claro: cumplir al máximo el contenido de la Ley de Moisés (más las innumerables que ellos fueron agregando y que las hacían «palabra de Dios»). Pese a su fin, había hostilidad entre ellos. Aparece el Maestro de Nazaret, «grande en obras y palabras» y no lo toleran, es un pobre carpintero. Juan 9 impresiona y al leerlo uno siente una especie de cansancio: hasta cuándo darán la lata estos fariseos? no quieren ver? es lo que uno siente y piensa. Pero el ciego consuela; pobre de espíritu y escaso en palabras. A él lo lleva el Espíritu. El maligno «con su cola serpentina,( al decir de San Ignacio) da vueltas y vueltas, enreda, no quiere ver y miente descaradamente. «en pecado naciste y quieres».. «querrás hacerte uno de ellos»… y lo expulsan.
    «En la cátedra de Moisés, se sentaron»… ellos» (dijo Jesús) y cómo anular la evidencia del milagro para mantener la autonomía que se arrogaron sobre las cosas de Dios, que para no pecar querían «eliminar la Justo».
    «La gloria de Dios consiste en eliminar al Justo» dicen los fariseos. Había dicho Jesús: «Muchos os matarán creyendo que dan gloria a Dios. Y también dijo en la cruz. «Perdónalos, porque no saben lo que hacen: la mentira y odio de Satanás y la misericordia y verdad victoriosas de Cristo. Gloria a El!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *