ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA – Homilía Benedicto XVI

HOMILÍA DEL PAPA BENEDICTO XVI
en la LA SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN

Parroquia Pontificia de Santo Tomás de Villanueva,

Castelgandolfo, Miércoles 15 de agosto de 2007

«También hoy el dragón existe con formas nuevas, diversas. Existe en la forma de ideologías materialistas, que nos dicen: es absurdo pensar en Dios; es absurdo cumplir los mandamientos de Dios; es algo del pasado. Lo único que importa es vivir la vida para sí mismo, tomar en este breve momento de la vida todo lo que nos es posible tomar. Sólo importa el consumo, el egoísmo, la diversión. Esta es la vida. Así debemos vivir. Y, de nuevo, parece absurdo, parece imposible oponerse a esta mentalidad dominante, con toda su fuerza mediática, propagandística. Parece imposible aún hoy pensar en un Dios que ha creado al hombre, que se ha hecho niño y que sería el verdadero dominador del mundo.
También ahora este dragón parece invencible, pero también ahora sigue siendo verdad que Dios es más fuerte que el dragón, que triunfa el amor y no el egoísmo».

En su gran obra «La ciudad de Dios», san Agustín dice una vez que toda la historia humana, la historia del mundo, es una lucha entre dos amores: el amor a Dios hasta la pérdida de sí mismo, hasta la entrega de sí mismo, y el amor a sí mismo hasta el desprecio de Dios, hasta el odio a los demás. Esta misma interpretación de la historia como lucha entre dos amores, entre el amor y el egoísmo, aparece también en la lectura tomada del Apocalipsis, que acabamos de escuchar. Aquí estos dos amores se presentan en dos grandes figuras. Ante todo, está el dragón rojo fortísimo, con una manifestación impresionante e inquietante del poder sin gracia, sin amor, del egoísmo absoluto, del terror, de la violencia.

1 comentario en «ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA – Homilía Benedicto XVI»

  1. El Santo y venerado Padre Benedicto XVI comienza con una espectacular lista de pensamonios, , que pinta con exactitud el «mundo» de hoy, ese mundo opositor a Dios, que parece muy fuerte, pero es el hombre de hierro con pies de barro que dice el profeta: tiene todo, pero le falta el amor; está ante la Mujer, la Madre que da a luz, que no tiene nada sino la fe y el amor que la lleva a donarse por hacer posible la salvación de todo el género humano en la entrega hasta la cruz, de ese Niño que lleva en sus brazos.
    San Agustín lo personaliza en «La ciudad de Dios». Esa antinomia la llevamos dentro, y como se viene señalando en varios artículos emitido estos días en el Blog, es el combate espiritual librado dentro de cada uno y cada uno de cara al mundo. Pero como dice la palabra y lo recuerda el Santo Padre: la victoria es nuestra, por Jesucristo. María es el testimonio cabal de esa victoria: «Asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial»
    No logré leer lo que sigue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *