HACIA EL PADRE [3]
DIOS MISERICORDIOSO Y BENIGNO

MISERICORDIOSO Y BENIGNO ES El SEÑOR

Salmo 102, 8

[Fuente: Mons. Juan Straubinger «Espiritualidad bíblica]

I

Alguien que, por una rápida infección en la cara se halló a un paso de la muerte sin perder el conocimiento, ha narrado las angustias de ese momento para el que quiere prepararse al juicio de Dios. Sentía necesidad de dormir, pero luchaba por no abandonarse al sueño, porque tenía la sensación de que éste era ya la muerte y que en cuanto se durmiese despertaría en el fuego del purgatorio si no ya en el infierno. Aunque había hecho confesión general y recibido los sacramentos le faltaba todo consuelo, y la certeza de la futura pena se le imponía como una necesidad de justicia, pues tenía, claro está, conciencia de haber pecado muchas veces, pero no la tenía de haberse justificado suficientemente ante Dios.

Una religiosa enfermera, a quien le confió esa tremenda angustia espiritual, no hizo sino confirmarle esos temores, como si debiera estar aún muy satisfecho si ese fuego no fuese el del infierno.

Salvado casi milagrosamente de aquel trance —agrega—, consulté con un sacerdote, que me aconsejó leer y estudiar el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo, y allí encontré lo que asegura la paz del alma, pues al comprender que «nadie es bueno sino uno, Dios» (Luc. 18, 19), comprendí que sólo por la misericordia podemos salvarnos y que en eso precisamente consiste nuestro consuelo, en que podemos salvarnos por los méritos de Jesucristo, pues para eso se entregó El en manos de los pecadores.

Maravillosa e insuperable verdad, que nos llena más que ninguna otra de admiración, gratitud y amor hacia Jesús y hacia el Padre que nos lo dio. Ella quedará grabada para siempre en el alma que haya meditado este misterio de la misericordia divina.

II

Es notable la consecuencia que de esta verdad saca el salmista, que conoce tan admirablemente los pliegues del corazón del Padre eterno. Siendo Dios infinitamente misericordioso y nosotros tan necesitados de su continua ayuda, ¿cómo podría ser posible que El nos juzgue fríamente como un juez cualquiera? De allí que le pida: «Hazme sentir al punto tu misericordia» (Sal. 142, 8); «escúchame pronto» (ibid. v. 7); «Dios mío, no tardes» (Sal. 39, 18). Y ante todo: “No entres en juicio con tu siervo, porque ningún viviente es justo delante de Ti» (Sal. 142, 2).

He aquí, mil años antes de Cristo, la enseñanza fundamental del cristianismo, de que nadie puede salvarse por sus propios recursos, o sea, que todos hemos de aceptar la limosna que sin merecerla, nos ofrece Cristo de los méritos suyos, únicos que pueden limpiarnos y abrirnos la casa del Padre. «Si Tú, Señor, recordaras las iniquidades, ¿quién, oh Señor, quedaría en pie?» (Sal. 129, 3). Pero Tú borras las iniquidades según la grandeza de tus bondades, en la medida de tu misericordia (Sal. 50, 3). ¿No es excesiva tanta audacia en boca de David? De ninguna manera. En el mercado de Dios se compra «sin dinero» y sin ninguna otra permuta (Is. 55, 1); pues el Padre no vende sus compasiones, sino que perdona por pura bondad al arrepentido.

Por eso el salmista no se empeña en encubrir sus pecados, como si fuese un hombre justo y bueno. Expone, al contrario, la humana miseria, que Dios conoce desde los días de Adán, pues esto es lo que le mueve a la misericordia. El elogio más repetido en toda la Biblia es el de la misericordia divina: «porque su misericordia es eterna» (cf. Sal. 134 y notas), por donde vemos que ninguna otra alabanza es más grata a Dios que ésta que se refiere a su corazón de Padre.

El himno a la bondad del Padre misericordioso que entonó David, inspirado por el Espíritu Santo, se convirtió en maravillosa realidad «cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor a los hombres” (Tito III, 4), es decir, cuando Dios movido por su infinita misericordia nos hizo el regalo de su Hijo.

III

Todo esto es cuestión de creer, y más aún, cuestión de confianza. El proceso milagroso que Dios obra en la salvación de cada uno de nosotros a costa de la sangre preciosísima de su Hijo, sólo exige de nuestra parte esa disposición inicial que después se deja llevar por los caminos de la divina gracia.

Y aun resulta que ese buen espíritu nos lo da Él mismo y lo promete a todo el que se lo pida. «Si vosotros, aunque malos, sabéis dar buenas cosas a vuestros hijos, ¿cuánto más el Padre dará desde el cielo el Espíritu Santo (Vulgata: espíritu bueno) a quienes se lo pidan” (Luc. 11, 13; cf. Sant. 1, 5). Por lo cual sólo carece de ese buen espíritu el que no quiere aceptar ese don de Dios, o el que le opone el único obstáculo que lo impide: la desconfianza, la duda sobre esa suavidad del Padre, que viene de su bondad y del amor infinito con que nos ama. Faltar a esa confianza es fallar en la fe, pues entonces, ya no creemos en el misterio de la Redención, según el cual Dios, el Padre, por puro amor, nos dió su Hijo único (Juan 3, 16).

Dudar de la Misericordia de Dios es el pecado de Caín y de Judas. «Mi pecado es demasiado grande para que consiga perdón”, gritó el primero hacia las peñas del desierto (Gén. 4, 13), y siguió errando como vagabundo por el orbe desconocido, temiendo que alguien le diera muerte. El segundo devolvió las treinta monedas a los Sumos Sacerdotes y se ahorcó (Mat. 27, 3-4), porque su pecado le parecía imperdonable. Los dos desgraciados no sabían o no querían saber que dudar de la misericordia es impedirla, pues el Padre celestial la concede en la medida en que confiamos en ella.

Cristo confirma la extrema bondad del Padre misericordioso en la parábola del hijo pródigo. Estando el hijo todavía lejos, lo vio el padre, y se le enternecieron las entrañas de tal manera, que corriendo a su encuentro, le cayó sobre el cuello y lo cubrió de besos (Luc. 15, 20). Jesús revela en esta parábola, más real que cualquier historia, los más íntimos sentimientos de su divino Padre, que lejos de entregarnos al verdugo, sólo piensa en salvarnos.

Perder la fe y la confianza en la misericordia de Dios es propio de los que no quieren salvarse. Su postrer estado será peor que el primero (2ª Pedro 2, 20), porque rechazan la mano del que los ayuda y salva.

No menos peligroso es el estado de quienes miran la misericordia del Padre como una pequeñez. «El alma fiel sabe bien que el Señor perdona; mas lejos de hallar en esa misericordia divina un motivo para dejarse llevar más libremente al pecado, comprende que si el Señor la da a conocer es para estimular o despertar la piedad sincera” (Desnoyers). ¡Ay de aquel que desprecia la bondad de Dios o abusa de ella! ¡Dichosos todos los que confían en ella con corazón sincero y recto! Porque «misericordioso y benigno es el Señor, tardo en airarse y lleno de clemencia” (Salmo 102, 8).

—oOo—

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *